martes, 5 de agosto de 2008

Orlando Ruiz: Una guerra entre música y droga

Jean Marcel Chéry

Pasamos junto a él una noche bohemia... de alegrías y nostalgias, de recuentos y amores. En compañía de unos amigos llegué al restaurante 5 y 6 de la Calle 11 y media de Río Abajo, donde él alegraba el ambiente. Aunque desconocía la identidad del señor que vestía un saco y corbata de colores lúgubres y pasados de moda, reconocí talento en su voz y en el trato a su guitarra. Escuchando a aquel hombre, se me ocurrió pedirle que me acompañara a llevarle una serenata a una chica que me gustaba y que vivía cerca. El aceptó gustoso.
En el camino pensaba: "Con esa voz, bien podría estar en el mejor escenario, en lugar de estar... recogiendo centavos".
Claro, yo ignoraba que acababa de contratar al ganador del León de Oro del Festival Mundial de la Canción de 1978, premio que luego se llamó el OTI de la Canción. Tampoco sabía que la marihuana, cocaína, bazuco y ­-finalmente- la piedra le habían arrebatado sus momentos de gloria a ese hombre, de pómulos salientes, cabello largo y desgreñado.
Desconocía por completo que por las canciones de ese señor, ­que unos minutos después despertaría a mi conquista (y a su familia), la disquera CBS suspendió la producción "Mi vida en canciones" de Julio Iglesias, en 1978, para darle prioridad a un sencillo de su autoría.
¡Qué serenata! Parecía un cassette en estéreo. Yo me llevé el premio, y él un par de dólares.

Pero la cosa no quedó allí, no podía dejar escapara el que pensaba era mi descubrimiento. Le quité el número de teléfono, y así localizarlo para la siguiente serenata. Fue entonces que se presentó: "pregunte por Orlando Ruiz", me dijo.
El nombre me pareció familiar. "Alguien aquí ha escuchado de Orlando Ruiz", grité en la sala de Redacción. Llovieron las respuestas. Informado ya sobre su famoso pasado, contactamos una entrevista con Ruiz.


LA "PIEDRA" NO HA AFECTADO SU MEMORIA


Con precisión asombrosa hizo una síntesis de su vida, como si la hubiera relatado muchas veces. Lugares, nombres y fechas exactas.
Su memoria no le falló: revivía con orgullo y humildad su historia.
El 21 de mayo de 1978, Ruiz saltó a la palestra mundial. Entre medio centenar de participantes de toda América, Europa y Africa, el panameño logró conquistar el Festival Mundial de la Canción, celebrado en Buenos Aires, Argentina; como parte de las atracciones conexas al Mundial de Fútbol que se jugó en ese país.
Todas las radioemisoras panameñas interrupieron su programación para dar la buena nueva: "Por primera vez un panameño gana un certamen internacional de la canción".
Fue por eso que CBS dejó en stand by el disco de Julio Iglesias. "Mi País", la canción que hizo ganar el festival al canta-autor colonense, era una papa caliente que no podía esperar. La disquera quería aprovechar la aceptación que tuvo Ruiz en toda América.
No faltaron contratos y giras. Pero esa fama repentina lo empujó a consumir cocaíca. De esa forma controlaba la presión de las presentaciones, llamadas, autógrafos, homenajes...
Los años siguientes, Ruiz alternó con los mejores: Camilo Sesto, Claudia de Colombia, Danny Rivera... Se presentó en toda América, con excepción de Venezuela y Brasil. Mientras que en Panamá el cantante era invitado a todos los cumpleaños de los ministros, coroneles y del general de turno. Esa fue su vida.


TODO CAMBIO


Con la caida del régimen militar, por la invasión de 1989, también se acabó la fama, el dinero y la influencia de Orlando Ruiz.

"Después de la invasión todo cambió para mí", comentó. Él era subdirector de teatros del Centro de Convenciones ATLAPA, pero lo botaron apenas llegó Guillermo Endara al gobierno.
"Sin empleo, no pude sostener mi hogar, perdí mi familia, mi madre murió, salí de mi casa, me quedé sin nada", dijo. Ya no le alcanzaba para la cocaína y la desgracia la tuvo que sobrellevar cogiendo peidra.

Aún así no le echa la culpa de su adicción a su situación. Ruiz no está conforme con su vida, por lo que buscó ayuda en el programa Teen Challenge. Logró rehabilitrse temporalmente, pero tuvo una recaída: "la peor de todas", comentó.
Cuando regresó al lugar que frecuentaba le volvieron a ofrecer droga y la tomó, y hasta ahora sigue consumiéndola. "Una vez hasta vendí mi guitarra para comprar más droga", reconoció. "Después compré una gruitarrita vieja y ella me acompaña ahora".
Durante toda la entrevista insistía en que quería ayuda. "Quiero salir de esto", repetía.
"No quiero andar toda mi vida por allí como un mendigo, quisiera volver a tener una vida decorosa".
Dijo que "mi urgencia más notoria es conseguir una nueva guitarra, porque la que tengo ya no suena bien y solo tiene cinco cuerdas. Necesito que me ayuden a conseguir una nueva" replicó.


LA MUSICA ME AYUDA A MANTENER LA LUCIDEZ


Orlando Ruiz sabe que de un momento a otro puede perder la razón y quedar vagando, quizá medio desnudo, como los piedreros que se ven por las calles. Eso lo aterroriza.
"También necesito salir de esto, antes que me consuma, que me impida pensar bien. Mi único apoyo ha sido la música".

"Canto a todas horas, cada momento que puedo lo uso para practicar con mi guitarra y mis canciones, porque se que mientras más tiempo paso ocupado con mi música, dedico menos tiempo a las drogas", sostuvo.
Y así se debate Orlando Ruiz, entre la música y la droga. Es una lucha de la cual depende su vida y que no tiene un ganador definitivo. Él sabe que la "piedra" le lleva ventaja, pero no pierde la esperanza de salir de su vicio y reconquistar algo de esa fama y éxito que el vicio le arrebató.

4 comentarios:

Barbie Kundera dijo...

me encantó! Gran historia.

Ida María dijo...

La verdad que el 24/11/2008 estuve de cumpleaños y mi familia me invitó a cenar a un restaurante muy reconocido y mi sorpresa fué tan inmensa cuando Orlando Ruiz se acrecò a mi mesa y me cantó el cumpleaños feliz y otras interpretaciones la verdad conozco mucho de artistas fuí tambien actriz de teatro algun tiempo y les cuanto que por primera veza en mi vida me sentí tan realizada la verdad que Orlando posee un gran talento increible yo pienso señores lectores que asi como nos unimos para ayudar a nuestra Margarita a lograr el Latin American Idol debemos todos a rescatar y ayudar a este ser humano que sobre todo tiene un gran talento indescriptible y no debemos permitir que se pierda gracias a la droga. gracias y tengan todos un exelente día

Rey Bernal dijo...

La verdad es que conozco a orlando desde hace ya unos 15 años, vivìa cerca de donde el merodea y la verdad es que no hay canciòn que yo le haya pedido que no se sepa, aparte de ser un gran artista es una excelente persona con un corazon muy grande se le ve un su mirada, si en algùn momento alguien con las herramientas necesarias para ayudarlo toma esta iniciativa debemos apoyarlo y no creo que haya panameño capaz de no participar yo apoyarìa en un 100%

Rey Bernal dijo...

La verdad yo lo conozco desde hace ya unos 15 años, vivìa cerca de donde el merodea, hasta la fecha no hay canciòn que yo le haya pedido que no se sepa, aparte de ser un gran artista es una excelente persona, con un corazòn increible.
Es aquì que considero que el gobierno debe intervenir por en su momento dejo el nombre de Panamà muy en alto y estoy seguro que aùn puede reconquistar su vida. Si en algùn momento alguien del medio o que tenga las herramientas decide tomar la iniciativa de ayudarlo apoyarè un 100%